06
Abr
08

Fantasmas: El regreso

Más de una vez dijiste que ya no te importaba, que después de tantos años y de un inesperado cambio de nombre ya no ibas a pensar tanto en ella y solo iba a ser un recuerdo de esos que se quedan callados en el fondo del baúl sin salir a la superficie a molestar. Era lo que creías.

Ibas como todos los días junto a tu compañero de la universidad calificando a las chicas que abordaban el autobús, habían elegido como siempre el mejor lugar, del lado de la puerta para no perderse ningún detalle, sabías que en esa colonia que atravesaban nada bueno podía abordar, asi que distrajiste tu mente en cualquier otra cosa hasta que fuiste interrumpido.

  • Mira nada más lo que se acaba de subir, esta muy bien

Levantaste los ojos y cuando te diste cuenta de quien era guardaste un silencio que nadie pudo interrumpir, algo dentro de ti se estaba quebrando.

  • Ya pues, si quieres te la dejo

  • Es que no entiendes

No podía entender, el no sabía quien era, en teoría la conocía, muchas veces le habías contado tu historia con aquella cuyo nombre prometiste no volver a decir en publico ni escribir de nuevo, solo le dijiste el nombre una vez más, pronunciaste las cinco letras y el entendió todo y trato de animarte, pero nada podía lograrlo, estabas renegando de tu suerte, renegando de todo, estabas enojado porque te habías prometido que no te iba a volver a hacer daño y sin embargo sentías que aquello no tenía porque estarte pasando.

Trataste de reponerte, la habías visto muchas veces con su novio, feliz y nunca te habías sentido así, posiblemente esta vez era el lugar donde los habías visto subir al camión lo que te hizo ponerte como loco. Pasaste el resto de la tarde encerrado, oyendo boleros y recordando viejos tiempos hasta que el dolor parecía haber salido de ti.

Pero al día siguiente cuando estabas mucho más tranquilo, contemplabas una linda joven que se había sentado junto a ti y que de vez en cuando volteaba a mirarte, tu también volteabas a mirarla y esperabas cualquier indicio para iniciar una conversación, era una buena oportunidad, pero de pronto el camión se detuvo y aquella pareja que tanto daño te había hecho ver, estaba de nuevo en el autobús, dejaste de voltear a mirar a la joven que iba junto a ti, cerraste los ojos, subiste el volumen de la música y cuando abrías los ojos solo mirabas la sucesión de casas que corrían a tu derecha, como en un sueño triste. Al bajar del camión un golpe sordo en la primer pared te devolvió a la realidad, habías bajado y ellos habían seguido su camino, así es, tu vida también tenia que seguir su propio camino. Sentiste como si su felicidad te doliera o te hiciera enojar.

Y ahora sabes que tienes que volver a pensar las cosas, detenerte y lograr que de nueva cuenta se salga de tu cabeza y de tu vida, porque si ya lo habías conseguido no debe ser tan difícil, la sangre en los nudillos te regreso a la realidad, en tus oídos Eyddie Gorme cantaba “nosotros”


1 Response to “Fantasmas: El regreso”


  1. abril 7, 2008 a las 12:11 am

    Oh, hermano te luces con eso, tu tranquilo recuerda que me llevas en tu corazón😛 besos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: