25
Feb
08

Ojos Tapatios

¿Quien se acuerda de aquellos ojitos que miraban siempre al horizonte? esa historia que pareció quedar inconclusa y que sin embargo aquel que se atrevió a contarla pensó que sería la mejor idea darle al lector la oportunidad de ponerle el mejor final feliz que pudiera ocurrirsele. Muchas veces he recurrido a esa técnica, me encanta ocultar el final de las historias, quizás porque todo mundo queda más conforme cuando el final le agrada. ¿Cuantas veces hemos ido al cine y después de una gran película terminamos odiando el final porque no era lo que esperábamos? me paso por ejemplo con el orfanato, creo que a esa película le sobro un minuto de final, pero bueno, después de todo todos los personajes que habían encontrado su tesoro tenían derecho de pedir su deseo.

Por eso desde que empece con esa cosa extraña que se llama escribir he preferido guardarme mis finales para mi solo y me gusta darle a los lectores la oportunidad de quedar conformes, por eso, una de las reglas para leer al Manuelillo es nunca preguntar al final de una historia ¿Que pasó después? porque se corre el inminente peligro de recibir una mentada de madre o un regaño de parte de quien escribe esto, o peor aun, si me encuentran de malas corren el riesgo de que les cuente un final que no va a gustarles para nada, que los va a entristecer, a hacer enojar, no se arriesguen por favor.

Creo que me desvié del tema principal, que eran los ojitos tapatíos, Durante mucho tiempo me hice a mi mismo la pregunta odiosa de que paso después, trate de ir formando una respuesta que dejara satisfechos a todos, fui creando esa respuesta, porque han de saber que aquella historia era un caso de la vida real que le sucedió a un amigo tal como se menciona al principio. Pues bien, paso el tiempo y aquella respuesta se fue tornando dramática, odiosa como siempre, creo que aun ahora, muchos meses después la respuesta sigue siendo imprecisa, porque mi amigo y la joven dueña de los ojos que miraban el horizonte se hicieron muy buenos amigos, al grado de que él se enamoro de ella(bueno, se había enamorado desde el principio) y un día en una fiesta después de algo de alcohol le rompieron el corazón, pero nunca lo dijo, porque no es buena idea auto descartarse o salirse del plano por algunas frases escuchadas al calor del alcohol.

El destino siempre tan implacable se ha encargado de separar a los dos personajes de esta historia, ahora la chica de ojos lindos va a la escuela en las mañanas como siempre, espera el mismo camión a la misma hora que sucedió aquel…. como llamarlo? …. milagro aunque ahora mi amigo no lo hace, su vida ha dado un giro y tiene otras ocupaciones, así que solo el tiempo dirá si ellos dos se volverán a ver. Mi amigo confía en que si, el ultimo día que la vio, le dio un regalo, para que ella pudiera seguir pensando el de vez en cuando(si, como en la rola de Mikel Erentxun) Ahora bien, se que esta historia no tienen nada más romántico que ofrecernos y se que sería muy triste enterarnos de lo que paso después de estas lineas, así que por ahora me suplico a mi mismo no seguir mencionando a estos dos personajes y dejarlos seguir su vida en paz como si nada hubiera pasado y como si en verdad hubieran solo salido de mi imaginación.


0 Responses to “Ojos Tapatios”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: