03
Dic
07

Cuento Final

Una vez mas, perdone que me vaya, pero no sabe cuanto me desespera

escuchar la opinión de gente con problemas”

Xavier Velasco, La venganza del hijo de Yocasta

  • ¿Porque no me mata usted? digamos que su teoría es cierta y no soy más que un simple miedoso, entonces no voy a ser capaz de dispararme, hágalo usted.

  • No sea imbécil, no voy a matarlo en mi consultorio, me van a encerrar.

  • ¿Tiene usted una cámara? hagamos como que intento robarlo, es más, creo que aquí tengo una navaja, ¡No se asuste! no la voy a usar contra usted, tiene una pistola ¿cierto? ¿entonces porque tenerle miedo a mi navaja?

  • Esta usted loco

  • Hace rato me dijo que no tengo nada, así que no me salga con el cuento de que estoy loco, este es el plan, encendemos su circuito cerrado, o lo que sea, lo que usa para grabar a sus pacientes sin que se den cuenta.

  • Espere, espere, ¿como se dio cuenta de eso?

  • Lo conozco mejor que nadie, así que no diga nada y déjeme contarle. Encendemos las cámaras, entonces yo saco la navaja de entre mi ropa, lo amenazo con ella, usted saca la pistola del cajón y me apunta con ella, cuando me lance sobre usted solo tiene que disparar y ya, me habrá matado en defensa propia.

  • No puedo hacerlo, definitivamente no puedo, tiene usted razón, me encanta la idea pero el miedoso soy yo.

  • Así son todos los de su profesión, sin embargo mire, présteme la pistola, ya vera como yo no tengo miedo.

  • ¿Que esta haciendo? dispares usted, deje de apuntarme por favor, voy a encender las cámaras.

  • No me importa, hágalo, a mi no me da miedo ir a prisión por acabar con alguien que odio.

  • ¿Porque me odia?

  • Porque usted siendo un cobarde es respetado por los demás, cosas que yo nunca he podido lograr, ni siquiera en la época en que fui famoso.

  • Olvídese de eso, búsquese otra profesión, deje su odio a un lado, y deme la oportunidad de seguir siendo una imagen a seguir.

  • Gracias pero no, no quiero que nadie mas sea como usted, debería darle vergüenza, con su muerte le hago un bien a los demás.

  • Piense en mi familia, en las personas que dependan de mi.

  • Hasta siempre doctor….

  •  

  • Otra vez la extraña pesadilla, no se preocupe doctor, ahora mismo mando cambiar ese espejo, le he dicho muchas veces que no lo haga con la pistola, solo lance algo y ya, cualquier día los vecinos podrían quejarse. Por cierto, llamo el editor, dice que su nuevo cuento es una porquería como siempre, que mejor se dedique a escribir libros de psicología y deje de jugar al escritor frustrado.


0 Responses to “Cuento Final”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: