26
Nov
07

Los deseos no se cumplen

A quien se le ocurre pensar

que yo tengo un trastorno de ansiedad

Attaque 77 – Horno

Nunca me creí todo aquello que la gente dice de que los deseos pueden volverse realidad, es más, si alguna vez desee algo, ese deseo nunca se cumplió, por eso de niño, cuando me pedían soplar las velas en mi pastel de cumpleaños siempre lo hacía con la mente extraviada, de cualquier manera el nintendo, el camión de bomberos o el beso de la niña de al lado nunca iban a llegar. Pero un día de pronto, fue como haber encontrado una lampara maravillosa y haberla frotado sin querer, entonces un genio apareció y sin que yo pudiera verlo anduvo cerca de mi, esperando acechando el momento en que me decidiera a pedir los tres deseos que iba a concederme. Y así inconscientemente pues yo no sabía de la existencia del genio, me gaste mis tres deseos en menos de una hora. Y no fueron cosas grandes, sino simples deseos insignificantes que ni siquiera se porque los pedí sabiendo que no era muy dado a desear cosas. El genio compadecido por mi inocencia y por los deseos poco difíciles que le pedí me otorgó una especie de poder mental que hacía que todo lo que yo pensara se volviera realidad en el momento en que yo lo quisiera. Nunca utilice ese poder en contra de nadie, es más, como ni siquiera sabía que lo tenía, me dedique a pensar en cosas que tal vez para los demás hubieran sido insignificantes, pero que a mi, me alegraban el día. Tampoco soy afecto a creer que la felicidad dure por siempre, es más, siempre he pensado que la felicidad es lo que menos dura en esta vida y claro, es el estado más engañoso en que puede caer un ser humano. Por lo tanto no me fiaba de mi situación y aunque todo iba bien, aguardaba el momento en que todo volviera a la normalidad. No tardo mucho, después de tres semanas el poder mental empezó a irse y las cosas que pensaba solían suceder prácticamente al revés, haciéndome vivir los peores momentos de mi vida. Para que negarlo, estuve tan mal que incluso un día tuve que cerrar la puerta de mi habitación para que no me vieran llorar. Y no me vieron, porque afortunadamente no lloré, si nunca había sido tan feliz debía tomar todo aquello con filosofía. Ahora que todo ha vuelto a la normalidad confío en mis creencias de siempre, ciegamente, porque se que la felicidad no dura y que los deseos no se cumplen. La próxima vez que me encuentre una lampara maravillosa voy a tirarla al mar, después de todo no me va a servir de mucho, porque si le pido al genio una felicidad que dure por siempre, me va a mandar al diablo y si acaso me la concede, ¿Que va a ser de mi vida sin la tristeza que tan bien me sabe?


3 Responses to “Los deseos no se cumplen”


  1. 1 Bernardo
    noviembre 26, 2007 a las 10:04 pm

    pues no se, soy de esos ingeuos que cree que la felicidad si existe, igual y me gusta tener momentos de ignorancia

  2. 3 Ana
    enero 15, 2011 a las 2:52 pm

    La felicidad si existe. El problema es que tratamos de encontrarla en “aaquello que ahora no tengo y quiero tener” “aquella persona que no tengo y quisiera tener” felicidad con lo anelado. Nunca enfocamos la felicidad en “no deseo tener más cosas de las wue tengo, porque las uqe tengo son las que me hacen feliz”. Por eso no se encuentra la felicidad, porque la tenemos idealizada en lo que no tenemos y “si lo tuviéramos”…. Es como una especie de “a partir de mañana” que como es mañana, cuando llegue el día de mañana… tampoco se te cumple, porque lo pediste para “mañana”, y cuadno duerams esta noche, y llegue mañana, para mañana, el deseo lo pediste y se te cumplirña mañana, porque lo pediste par mañana… no se si me explico. Claro que se cumple y además al pie de la letra, sólo que no somos conscientes de ello. Un ejemplo que leí ujna vez y lo clva, es cuadno sigues a una mariposa, o a una paloma, o un p´´ajaro… simepre se ehca a volar y te huye cuando tratas de alcanzarlo… pero cuando te quedas quieto, es como si derepene viniera a ti, no has tenido uqe ir a buscarlo. Sospecho que tiene que ser algo parecido. … Cuadno no se nos cumple lo que deseamos, es porque a la hora de peidrlo no te estas creyendo que se te puede cumplir, es deri, no se pide cn la fe feaciente de que puedes tenerlo, y la negatividad que trasnmites con “no me lo creo ni yo” es lo que hace que no se cumpla.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: